CANAL PROVINCIA

Moreno EL BRUTAL CRIMEN DE LUIS SCHROEDER: LA PISTA DE LA “VIUDA NEGRA” Y LA FALTA DE COLABORACIÓN DE CONOCIDA APP DE CITAS

La autopsia confirmó que la víctima murió ahorcada. Se realizó un allanamiento en CABA. Hay un sospechoso identificado y con pedido de captura. Se confirma la hipótesis de una “viuda negra”. La justicia espera un dato muy sensible para el avance de la investigación. El trabajo que lleva adelante la fiscalía no es sencillo. Una información clave, fundamental en la investigación, no llega a la Dra. Carina Saucedo, pese a la insistencia de la funcionaria que tiene a cargo la UFI Nº 2 del Departamento Judicial de Moreno y General Rodríguez. La plataforma de citas no aporta los datos de la mujer que contactó Luis Schroeder los días previos al brutal crimen. La próxima semana repetirá el requerimiento a la espera de que los responsables de la app respondan la solicitud con celeridad. ¿Qué es lo que se sabe con certeza? Que Luis Schroeder se vinculó a una mujer a través de una conocida plataforma de citas. Que el martes anterior al homicidio habían salido. Y que el sábado 22 de junio habían acordado otro encuentro. Presumen que ingresó con esta desconocida, desconocida al menos para el círculo íntimo de Schroeder, alrededor de las 20 horas al complejo “Terrazas del Sol” a bordo de su camioneta Amarok azul. La cámara de vigilancia que se localiza en uno de los pilares de entrada a esta suerte de barrio cerrado, ubicado sobre la calle Mármol entre Camilli y Rivadavia a dos cuadras de la Autopista de Oeste y que no cuenta con seguridad privada, registró el acceso de un hombre y dos mujeres alrededor de las 2 de la mañana ya del domingo. Menos de 30 minutos después, salió la camioneta Amarok, presumiblemente con cuatro personas a bordo. A esa hora Luis Schroeder ya estaba muerto. El cadáver de Schroeder fue descubierto durante la tarde de ese domingo por sus hijos, quienes se dirigieron a la morada ante la falta de respuesta del hombre. Estaba en el baño, semidesnudo, con la cara tapada, maniatado y con un cinturón alrededor del cuello. El cuerpo presentaba innumerables golpes. Cuando llegaron, la puerta del departamento estaba entreabierta. No había signos de que ninguna de las aberturas había sido forzada. Luis María Schroeder tenía 73 años. Era dueño de una empresa que fabricaba hidromasajes, radicada en el partido de Tres de Febrero. Hacía dos meses que se había mudado a Moreno para estar cerca de su familia. En rigor, habitaron muchos años en Paso del Rey. Desde el primer momento, los investigadores centraron el trabajo en torno a una hipótesis principal como respuesta a una mecánica característica. Una “viuda negra”. Una mujer que seduce a víctimas para asaltarlos, con ayuda de cómplices. Las fuentes consultadas señalaron que aún no llegó el informe toxicológico, complementario a la autopsia, para determinar si Schroeder fue sedado antes que entraran los demás delincuentes. En ese camino, la necropsia, realizada en el Cuerpo Médico Forense de General Rodríguez, reveló que la causa de la muerte de Schroeder fue un paro cardiorrespiratorio traumático como consecuencia de asfixia por compresión extrínseca de cuello. Fue ahorcado con el mencionado cinturón. El médico indicó que presentaba varios golpes, pero uno en particular lo habría hecho perder el conocimiento. Se trataría de una patada en la cabeza. Pese a la renuencia de brindar información por parte de la aplicación de citas, la reconstrucción que siguieron desde la justicia, junto a personal de la DDI, los llevó a un hombre que estaría vinculado con la causa. Se llevó adelante un allanamiento en CABA, pero no hallaron a este sujeto. Estaría identificado habría pedido de captura. Hay sospechas en torno a una mujer con domicilio en la misma jurisdicción. En este sentido la pesquisa se mantiene bajo un fuerte hermetismo. Pese a lo que marca la experiencia de los investigadores, la camioneta VW Amarok azul, propiedad de Schroeder y en la que escaparon los asesinos, aún no fue encontrada. Periciar el vehículo aportaría datos importantes. La casa estaba revuelta, pero los familiares desconocen si faltan objetos de valor o dinero. Sí notaron que el teléfono celular propiedad de Schroeder había desaparecido. La carátula de la causa es “homicidio agravado”. Esperan novedades en los próximos días.

  • lunes, 8 de julio de 2024 a las 3:15 pm

¿QUÉ OPINAS?